"Todos los estudios que se acometen de I+D son prácticos" · Memorias NILSA

Memorias Nilsa 2018
LIFE NADAPTA

"Todos los estudios que se acometen son prácticos"

Jairo Gómez es técnico de operación y mantenimiento en la zona Sur de Navarra y también responsable de las tareas de I+D. Con el objetivo de acercar este ámbito al público general, le hemos pedido una colaboración personal en la que explique qué hacemos, qué trayectoria ha tenido la I+D+i en NILSA, quién la lleva a cabo y otras cuestiones que puedan familiarizar a la ciudadanía con un área de la que se habla bastante, pero de la que nadie termina muy bien de saber en qué consiste.

Para esclarecerla, Gómez nos cuenta de manera coloquial y sencilla lo siguiente: 

Desde NILSA siempre hemos apostado por una investigación aplicada y práctica, que nos ayude a adaptar nuestras tecnologías a las necesidades actuales y prepararnos para las futuras. Hasta hace un par de años siempre, los proyectos de I+D que se hacían en NILSA eran internos, con participaciones ocasionales en algún proyecto estatal. Desde hace un par de años participamos en dos proyectos europeos: LIFE Nadapta y POCTEFA Outbiotics. Del primero, cuya coordinadora es mi compañera María José Castuera, existe otro apartado en esta memoria que explica bien en qué consiste. 

Hay que tener en cuenta que la I+D+i se suele asumir como una tarea de los departamentos técnicos de la empresa, pero en NILSA gran parte de los estudios se desarrollan en la depuradora de Tudela, donde se tenemos experiencia en construcción y operación de plantas piloto de diferentes tratamientos y un laboratorio analítico de ensayos. 

Como dato personal para encuadrar mi encaje en esta área, he de apuntar que anteriormente a incorporarme a NILSA, culminé mi tesis doctoral en el CEIT, en un proyecto financiado por NILSA. Dicho proyecto estudiaba y comparaba los diferentes tratamientos de fangos para la elección del tratamiento más adecuado para la depuradora de Tudela y otras plantas deslocalizadas de menor tamaño. Se compararon las digestiones anaerobias mesófila y termófila y la digestión aerobia termófila. No se tuvo en cuenta únicamente los resultados obtenidos con cada  proceso, sino también las características particulares de nuestros fangos, emisiones de las diferentes líneas, distancias entre las depuradoras que requerían traslado de fangos…

De dicho estudio surgieron tres tesis doctorales:

  • una sobre la digestión anaerobia mesófila y termófila, de Estibaliz Huete.
  • una segunda sobre modelado matemático de los digestores de fangos, de Mónica de Gracia.
  • y la mía, que trataba sobre la digestión Aerobia termófila. 


También realizamos diferentes artículos científicos en revistas de gran índice de impacto y una patente del sistema de aireación y mezcla de los digestores aerobios termófilos. Un resumen de dicho estudio se puede encontrar en “Advancing with ATAD” WET October 2017. Gracias a lo aprendido durante estos años, imparto la clase de estabilización de fangos en el curso sobre tratamiento de aguas residuales y explotación de estaciones depuradoras del CEDEX.


Yo me incorporé a NILSA en 2007, cuando comenzaba a desarrollarse el primero de varios convenios de colaboración con el CEDEX para estudiar las diferentes alternativas de tratamientos de fangos de depuradora. Este estudió se centró en analizar los diferentes grados de estabilización y las diferentes eliminaciones de patógenos obtenidos en cada proceso, comparando además fangos de diferentes procedencias. De este estudio se obtuvieron diversas publicaciones. Cabe resaltar el libro que publicamos con el CEDEX: Criterios para aplicación de fangos de depuradora en suelos: estabilidad e higienizacion.

Durante esta época se firmaron además varios convenios con el departamento de fisiología vegetal de la Universidad de Navarra, gracias a los cuales pudimos aprender sobre el efecto de la aplicación de nuestro fango en la fijación de nitrógeno por la alfalfa o sobre el efecto del mismo sobre una enfermedad de la planta del piquillo.


Años después firmamos un convenio de colaboración con la Universidad de Zaragoza centrándonos en un tema que nos preocupaba bastante: ¿Qué pasa con los microorganismos patógenos en nuestras depuradora? Porque llegan junto con el agua de entrada, pero había que analizar su evolución. Esta evolución se estudió en tres etapas diferenciadas.

  • Línea de agua: Comparación de su eliminación en plantas con diferentes tratamientos.
  • Línea de fangos: Su reducción en los diferentes tratamientos en función de su temperatura y tiempo de tratamiento.
  • Aplicación de fangos de depuradora en suelos: Evolución de los microorganismos patógenos que quedan en los fangos, desde que se aplica hasta que se recoge la cosecha. Como resultado de este estudio surgieron varias publicaciones en revistas, participaciones en congresos, y la tesis doctoral de Andrea López, presentada en 2017. 


En paralelo a la problemática de los patógenos surge una nueva preocupación: las sustancias prioritarias y emergentes. Es decir, todas aquellas sustancias que se comienzan a analizar en aguas y fangos y que no son fáciles de eliminar en los sistemas de tratamiento de una depuradora convencional: cafeína, pesticidas, antibióticos, ibuprofeno… Para abordar este tema, en 2014, se firma  el primer convenio con la universidad de Zaragoza para estudiar diferentes métodos para su tratamiento. De entre los analizados se realizó una comparativa y se desarrolló una tecnología basada en fotocatálisis con nanopartículas de dióxido de titanio. Dicha tecnología ha sido patentada en el año 2018. Con este desarrollo tecnológico pretendíamos adelantarnos a las futuras restricciones de las nuevas normativas.

En este campo cabe destacar el trabajo de fin de máster de Nicolás Armendáriz, el gran trabajo durante años de Silvia Escuadra y el de Samuel Moles, que actualmente está haciendo la tesis doctoral con nosotros en este campo.

Otro tema al que le hemos estado dando vueltas los últimos años ha sido a la mejora en la eliminación de nutrientes en nuestras líneas de tratamiento de aguas. Cabe destacar la tesis de fin de máster de Alba Dúcar sobre biofiltros de desnitrificación o el estudio que acabó con el proyecto  de fin de máster de Daniel León sobre la precipitación de fósforo en el retorno de las centrífugas. Dicho proyecto ha sido premiado con la Catedra Urbaser y ha obtenido el premio al segundo mejor proyecto de Ciencias Ambientales de 2018. 

Y tras este resumen llegamos al momento actual, con el proyecto LIFE Nadapta y el POCTEFA Outbiotics. Ambos descritos en estas memorias y que requieren de la participación de gran parte de la plantilla de NILSA.

En el proyecto LIFE Nadapta, desde NILSA abordamos los temas de monitorización de alivios, drenaje sostenible para eliminar aguas limpias de la red, sensorización de las depuradoras para ganar en la comprensión y optimización de sus tratamientos, técnicas de compostaje, secado solar y compostaje de fangos y precipitación de fósforo de los retornos concentrados, que nos permitirá reducir la concentración del mismo en la salida de la depuradora y devolvérselo al fango, para enriquecer sus propiedades agronómicas y fertilizantes.

El proyecto POCTEFA Outbiotics se centra en la detección de antibióticos en los ríos y depuradoras y en el desarrollo tecnológico más adecuado para su eliminación. Sabiendo siempre que la mejor eliminación posible es un correcto control en su utilización.

Una cosa que me gustaría resaltar, por si no hubiera quedado claro, es que todos los estudios que se acometen son estudios prácticos, es decir, que responden a una necesidad en la empresa o que nos pueden servir para aprender sobre futuras necesidades que previsiblemente llegaran… Y si necesitamos el apoyo científico y teórico, contamos siempre con las universidades o centros de investigación. Que siempre son grandes aliados.

Para asegurarnos de que estamos trabajando “medianamente bien”, este año decidimos abordar el tema de la acreditación. Para ello, nos presentamos a la UNE 166002, de calidad en gestión de I+D+i, habiéndola obtenido sin ninguna no conformidad. No hay que olvidarse de agradecer el trabajo de todas las personas que han realizado sus prácticas, proyectos o tesis doctorales en la depuradora de Tudela, ya que han estado día a día a pie de planta y realizando todas esas analíticas que nos han servido para aprender tanto. Gracias a Esti, Diana, Nazareth, Lucía, María, Alba, Guillermo, Dani, Nico, Paula, Natalia… (y perdón porque seguro que me dejo a alguien). 

En la actualidad seguimos trabajando para que este apartado tenga cada vez más importancia en la empresa y sepamos darlo a conocer claramente a la sociedad. Personalmente, y tras estos trece años en NILSA, tengo que agradecer la oportunidad de compaginar mi trabajo como técnico con el trabajo realizado en I+D+i, que me ha permitido continuar mi labor de investigación que comencé hace dieciocho años en el CEIT.