80.725.590 metros cúbicos depurados · Memorias NILSA

Memorias Nilsa 2021
Depuradora de Estella-Lizarra

80.725.590 metros cúbicos depurados

Durante 2021, las depuradoras de Navarra trataron 80.725.590 metros cúbicos de agua residual. El volumen medio de una piscina olímpica son 3.375 metros cúbicos, por lo que podríamos hablar de 23.918 piscinas olímpicas de agua, para hacernos una idea como público general de la cifra correspondiente al año pasado. 

Actualmente solo existe un 0,12% de la población (813 personas distribuidas en nueve aglomeraciones) cuyas aguas residuales no reciben ningún tratamiento. Se trata de una cifra extremadamente baja, cuyo impacto en el medio no es significativo. Por el contrario, el 99,88% de la población, sobre un total de 654.023 habitantes, cuenta con tratamiento adecuado. Se divide en tratamiento terciario (tres líneas de depuración, que cubren al 5,84% de la población); secundario (dos líneas de limpieza del agua, que cubren al 91,78% de la población); o primario (fosas sépticas, que cubren el 2,26% de la población). 

Territorialmente, hay dos mancomunidades que gestionan las instalaciones de depuración, además de NILSA (como empresa pública del Gobierno de Navarra). Se trata de las dos mayores mancomunidades de la Comunidad Foral: por una parte, Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, que trató 35.645.535 metros cúbicos de agua residual, dando servicio a 364.598 habitantes. Y por otra, Mancomunidad de Montejurra, cuyas instalaciones depuraron 4.909.250 metros cúbicos, cubriendo una población de 40.123 personas.

En NILSA tratamos 40.170.805 metros cúbicos, correspondientes al agua sucia de 226.760 personas, sobre un censo total de 631.481 habitantes (a enero de 2021). Sin embargo, la medida que utilizamos para medir la carga contaminante del agua no es la de habitante censado, sino la de habitante equivalente. ¿Qué quiere decir? Que aplicamos un coeficiente para traducir a habitantes la carga contaminante de otras actividades no humanas, como la industria, por ejemplo.

De esta manera podemos presentar en una única unidad la contaminación que eliminamos del agua y evitamos que sea devuelta al río. Un habitante equivalente corresponde aproximadamente a 2,5 habitantes reales (humanos, censados). Así que sobre un censo de algo más de 630.000 personas, como hemos indicado antes, manejamos un total de 1.152.343 habitantes equivalentes, medida que incluye el resto de actividades que depuramos (industrias, actividades agrícolas, ganaderas, polígonos...) 

Del proceso de depuración, se obtiene una segunda derivada: el lodo, la materia seca que separamos del caudal, precisamente para limpiarlo. Este lodo, también llamado fango, sumó 11.569 toneladas durante el año pasado. Desde hace años, lo tratamos antes de llevarlo a su destino final, que incluye aplicación agrícola. Las depuradoras de mayor tamaño cuentan con una línea de fangos para su tratamiento, y desde las más pequeñas, que no la tienen, se traslada hasta las mayores. De manera que todo el lodo, al igual que el agua antes de ser devuelta al río, es procesado para higienizarlo. Depurar agua no solo consiste en limpiar el líquido, sino también en responsabilizarnos de la materia contaminante sólida, para precisamente descontaminarla. 

Energía

En los últimos años, hemos desarrollado una especial concienciación hacia la optimización de los recursos energéticos. La reciente invasión rusa a Ucrania (que lamentamos profundamente, dicho sea de paso) ha mostrado, una vez más, la imperiosa necesidad de trabajar por la autonomía energética a todos los niveles posibles: desde el autoconsumo doméstico hasta la independencia energética europea, tal y como la Comisión Europea repite insistentemente. Y España secunda, sobre todo, tras la aprobación del RD 36/2020 que contiene medidas de modernización de la Administración Pública y también la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuyo eje principal (son cuatro) radica en la transición energética a un modelo verde, autosostenido y sostenbible. El plan se contempla a sí mimos también como la principal política pública instrumental para dar la vuelta a las devastadoras consecuencias de la crisis COVID-19. Por lo tanto, es imposible sustraernos del contexto mundial, europeo y estatal. 

NILSA, en los últimos seis años y entre otras actuaciones de racionalización operativa y energética, ha abogado por la instalación de placas solares en las depuradoras con mayor cuota de sol (las ubicadas en la zona Sur). El objetivo es generar la mayor energía posible para autoconsumo, ya que la energía eléctrica constituye el mayor gasto de operación y mantenimiento de las instalaciones. Durante 2021, por ejemplo, las depuradoras de Navarra consumieron 25.360.104 KWh. De este total, 10.846.881KWh correspondieron a las plantas que gestiona NILSA; 12.328.070 KWh para Mancomunidad de la Comarca de Pamplona; y 2.185.153 KWh por parte de Mancomunidad de Montejurra. Únicamente NILSA generó energía fotovoltaica en sus plantas llegando a los 460.368 KWh. Es una cifra que pretendemos incrementar año a año. 

Proyectos

Finalmente, no nos gustaría cerra este apartado sin recordar los proyectos que presentamos, licitamos o concluimos. Nos referimos al área constructiva de la empresa, la que se encarga de la técnica de construcción y seguimiento de las obras hasta que estas se entregan al área de operación y mantenimiento para su gestión diaria; o se entregan a las mancomunidades que se responsabilizan de esta fase en su ámbito de influencia (únicamente las citadas Montejurra y Comarca de Pamplona). 

Repasamos brevemente las presentaciones realizadas, con acceso directo a la nota de prensa emitida en su momento por si alguien deseara acceder a los detalles de cada caso concreto. 

Confiamos en que 2022 sea también un año lleno de proyectos, resultados optimizados, ahorro enérgetico, aumento de la eficiencia operativa y económica, y sobre todo, pleno de concienciación ciudadana y empresarial. La depuración empieza contigo, gracias por colaborar. Y cada uno empieza por su valores y creencias, así que optemos por las sostenibles y eco-respetuosas. Por cierto, compartimos el mundo, el agua, el territorio fluvial y el ecosistema cercano con los animales: merecen todo nuestro respeto. La tierra, desde un punto de vista natural, es tan suya como nuestra.

 Actuaciones presentadas en 2021: 

NILSA saca a licitación la depuradora de Arano por 492.540 euros.

NILSA presenta al ayuntamiento de Unzué/Untzue y Mancomunidad de Mairaga el proyecto de depuradora.

• Ámbito Mancomunidad de la Comarca de Pamplona: La nueva depuradora de Ollacarizqueta comienza a dar servicio a sus 178 habitantes.

NILSA saca a licitación la depuradora de Oroz-Betelu por 537.401,67 euros.

Dorrao/Torrano contará con depuradora de aguas residuales en el primer trimestre de 2022.

NILSA saca a licitación la mejora del tanque de tormentas de Tudela.

• Ámbito Mancomunidad de Montejurra: NILSA licita las obras de la depuradora para Arbeiza y Zubielqui, en el municipio de Allín.
 
NILSA acomete la segunda reforma en la depuradora de Cintruenigo para triplicar su capacidad y actualizar una instalación de 1996.

Ezkurra contará con depuradora en 2022 para sus 146 habitantes.

NILSA adjudica por 2.003.400 euros la remodelación de la depuradora de Fitero, construida entre 1991 y 1993.

• Ámbito Mancomunidad de Montejurra: NILSA invertirá 1.427.565 euros en reformar la línea de fangos de la depuradora de Estella-Lizarra.

• Ámbito Mancomunidad de la Comarca de Pamplona: Finaliza la construcción de la nueva depuradora de aguas residuales de Izu con una inversión de 880.000 euros.

depuradoras en Navarra